El pescado, siempre fresco

El pescado es fuente de salud y de placer,  en lo que a la gastronomía se refiere. Ahora bien, el pescado que tomemos siempre ha de estar fresco, como el que diariamente ofrecemos en nuestro restaurante.  Pero, ¿cómo saber si realmente un pescado está fresco?

En primer lugar, debéis fijaros en la piel, los ojos o el olor. La piel es un claro indicador de la frescura del pescado.  Por ello, atención a ver si es resbaladiza, suave, brillante y limpia, que es como debe ser si está fresco.  Además, será algo difícil separar la piel de la carne.

Y si bien se suele decir que los ojos son el reflejo del alma en el caso de los peces son un espejo de su frescura. Éstos deben ser esféricos, salientes en la mayor parte, transparentes y de córnea limpia. Un pescado que no está en buenas condiciones tiene un aspecto seco, sin brillo, los ojos y la pupila los tiene hundidos, la carne es blanda y se desprende con facilidad de las espinas.

Como veis, será el propio pescado quien os indique su frescura.

 

fish-234677_1280

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>