Diferencias entre las gambas y las quisquillas

Hay tantos tipos diferentes de marisco que puede que ni los conozcamos todos, pero todos ellos tienen algo en común: su bajo contenido en grasas y su riqueza en proteínas, minerales y vitaminas.
Esto los hace un alimento muy admirado y codiciado, no sólo por su sabor, sino por todo lo que nos aporta a nivel nutricional.

A priori, las gambas son conocidas y utilizadas por todos en la “vida diaria”, las utilizamos en la paella que hacemos en casa, como aperitivo a la plancha o incluso en ensaladas y cocteles. Pero ¿sabríamos diferenciarla de la quisquilla? A simple vista pueden parecer iguales, pero no lo son.

Las gambas tienen un tamaño un poco más grande, y al cocerlas tienen un color menos rojizo que la quisquilla.

Por otra parte la gamba tiene un pico alargado en forma de sierra, que la quisquilla no tiene. Lo que sí tiene es el corazón en la cabeza, y 10 patas, de las cuales, las dos primeras tienen forma de pinzas.

Normalmente, las quisquillas tienen un tamaño de aproximadamente 5 cm, aunque hay veces que pueden llegar a los 9.

Las gambas pueden prepararse de muchísimas formas: cocidas, con gabardina, a la plancha, en ensaladas, al pilpil, etc. Las quisquillas, sin embargo, suelen comerse prácticamente crudas, aunque también se pueden cocer en agua salada unos segundos y enfriarlas antes de consumirlas.

¡No esperes más y pásate por La Quintería! ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>