¿Cachelos o patatas?

En las zonas de Pontevedra y A Coruña,  se entiende por cachelos las patatas cocidas sin piel en agua con sal. Y en el interior de A Coruña los cachelos son patatas con piel, troceadas y cocidas en agua con sal.

Durante la post-guerra civil, sobre todo en Lugo, los cachelos eran los trozos de patata que quedaban tras cortar los brotes para la siembra. Estos trozos, se cocían con piel. En esta época comerlos se asociaba con la clase baja, ya que las familias pudientes se lo daban para comer a los cerdos junto con otros alimentos.

Otra acepción también hace referencia a la patata troceada, pero en este caso se deben escachar, es decir, no cortadas totalmente con cuchillo sino dejando que la patata se parta parcialmente por donde ella quiera. Al romper la patata de esta manera, la fécula hace que adquiera un sabor característico, distinto a la que es cortada totalmente con el cuchillo.

La manera más común a la hora de cocinarlo es adobados con aceite de oliva y pimentón. Hay incluso quien los cuece en el agua tras la cocción del pulpo, lo que les da un tono rosáceo a los cachelos y un sabor único. También suelen presentarse para acompañar a pescados y verduras con una ajada  o con la típica salsa “a la gallega”.

Como bien sabemos, hay muchas especies de patatas gallegas, sin embargo, lo importante es buscar patatas que estén recomendadas para su cocción. Se pueden elegir patatas de origen gallego, como las Kennebec, las más utilizadas para hacer cachelos.

Cómo hacer cachelos para el pulpo

Una de las elaboraciones más conocidas donde utilizamos los cachelos es con el pulpo. Para prepararlos, el primer paso es lavarlas bajo el grifo, para eliminar restos de tierra. A continuación, hay que cocerlas en agua abundante dependiendo del tamaño de las mismas, simplemente con sal, pero también se puede añadir hojas de laurel. Esta forma de cocción les otorga un sabor mucho más intenso y son ideales para acompañar pescado frito y pulpo.

Deben cocerse a fuego moderado hasta que, al pincharlas con un cuchillo o tenedor, se noten tiernas. Es importante utilizar medio, de lo contrario se podría romper la piel de la patata. Una vez listas, para acompañarlas con pulpo, lo ideal es mezclarlas con sal, pimentón y aceite de oliva.

Si quieres probar este magnífico plato, te animamos a que vengas a www.restaurantelaquinteria.com y te aseguramos que repetirás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies